Soy Una Novia “Muy Exigente” PROYECTO BODA

El 80% de las novias se declaran ̈exigentes ̈, ̈perfeccionistas ̈, ̈organizadas en exceso ̈. Pero en la realidad, ¿qué significa eso? Con esta pregunta no pretendo ofender la humanidad, incluso la vulnerabilidad que las parejas experimentan durante la planeación de una boda. Por el contrario, me interesa alzar el espejo de la verdad frente a las parejas, para que se conozcan un poco más de forma individual y a nivel de pareja. Tengo 11 años de planear eventos, y 6 de esos me he especializado en bodas. Cuando conozco a las parejas, su descripción más frecuente es esta: ̈a mi me gustan las cosas de cierta manera, soy muy exigente con lo que quiero, insisto mucho en mis ideas y me gusta que queden perfectas, ah y somos extremadamente organizados ̈. LEER MAS (artículo escrito para PROYECTO...

Learn More

El conformismo en bodas

Todas las parejas que conozco en la primer reunión, me dicen ¡quiero que mi boda sea diferente! Y créanme, que trabajamos fuertemente para crear una boda que sea DE LOS NOVIOS, no una más. Pero ¿qué significa tener una boda diferente? ¿usar los manteles nuevos? ¿hacer lo que nadie ha hecho? Para mi una boda diferente es la que la pareja ¨quiebra¨ todo mito y se ¨burla¨ de todas las etiquetas que una boda tiene. Si, las bodas tienen muchas etiquetas: cara, cansada, corta, llena de stress, llena de compromisos. Pero cuando las parejas se empeñan en hacer de su boda, SU BODA, eso si es una boda diferente. La foto que ilustra este post (click para ampliar), es una cartita que me hicieron unos bellos novios, agradeciendo por mi forma de trabajar. Cuando recibo estos gestos, por lo general entre sus frases siempre están ¨lo disfrutamos¨, ¨queremos planear mil bodas contigo¨, ¨¿cómo hace la gente que no tiene tu ayuda?¨, ¨lo hiciste ver todo tan fácil¨. Esos comentarios ponen mi corazón de marshmellow en una fogata (dulce se ponen más sabrosos). Lo que me gusta tanto de estas muestras de agradecimiento, no es lo que dicen de mi, sino lo que dicen de ellos mismos. Una pareja que se atreve a disfrutar todo el proceso de planeación con sus altos y bajos, en lo ancho y en lo angosto, para mi es una pareja que no se conforma, con lo que todos dicen de las bodas. Definitivamente en medio 2014 todavía existe tanto conformismo en las bodas: ¨los novios no se meten¨, ¨las novias siempre se transforman¨, ¨siempre se discute más antes de la boda¨, ¨siempre los papás intervienen¨, ¨el novio no puede ver a la novia antes de la boda¨… etc, etc. Como estas situaciones son frecuentes en las bodas, las parejas tienden a conformarse con vivirlas. Pero el hecho que sucedan no significa que esté bien, o que haya que vivirlas por obligación. Ver, sentir, acompañar a mis parejas en el proceso me llena de esperanza, al ver cómo, cuando la logística se deja en manos de profesionales, las parejas pueden recordar lo que realmente están haciendo, que es empezando una vida juntos, y cuando se dan cuenta de eso, no se...

Learn More

Hace 5 años…

Tengo la bendición de estar haciendo eventos hace más de 10 años, pero en los últimos 5 años, esos eventos tienen un sabor diferente, un sabor a AMOR. Hace 5 años, el día antes de mi boda, esperaba ansiosamente el día que tanto habíamos planeado. Pero, más allá de cualquier proceso logístico, mi esposito y yo habíamos imaginado y orado por ese día, en que uniríamos nuestras vidas con esa compañía idónea. Mi experiencia en eventos corporativos nos permitió superar la parte logística y podemos recordar todo ese proceso con gran gozo, y desde entonces ese ha sido mi objetivo con cada una de las parejas con las que he trabajado, que su recuerdo sea dulce. Justo con nuestra boda pude conocer una nueva faceta de los eventos, pude conocer los eventos que requerían de tanta exigencia logística como los corporativos, pero que al mismo tiempo requiere de un manejo industrial de emociones a flor de piel. He tenido la bendición de contar con la confianza de amigos, y de clientes que se han convertido en amigos, para acompañarlos en este proceso de planear sus bodas. Mi matrimonio ha crecido al mismo tiempo que lo ha hecho mi empresa. En 5 años de matrimonio he compartido con mi esposito miles de aventuras, hemos visto sueños cumplidos, hemos aprendido a amar y servir a Dios de maneras que antes desconocíamos, y nos hemos vuelto a enamorar en cada ceremonia que hemos podido presenciar. Hoy más que nunca tengo claro que esta labor la hago con gran gusto y agradezco infinitamente a Dios por permitirme trabajar y servirle, al mismo tiempo que toda mi existencia se llena de satisfacción. Es muy común escuchar a novias decir: “yo me podría dedicar a esto”, y créanme, sería la mayor de sus bendiciones. Porque planear bodas para los demás NO ES VOLVER A PLANEAR SU BODA. Es: Tener la capacidad de emocionarte sinceramente con el gozo de alguien más Poder respetar los gustos totalmente diferentes a los tuyos, es más, poder incluso ”amar” esos colores o conceptos Tener la paciencia para lidiar con las emociones más intensas de una pareja, y 4 padres Tener el compañerismo suficiente para trabajar con miles de proveedores, creando un equipo que permita que...

Learn More