Nesting time!

Hace 5 meses que no les abro mi corazoncito por escrito, pero para quienes nos siguen en FACEBOOK saben que siempre estamos “conectados”. (no sabemos desconectarnos) En estos cinco meses muchas cosas emocionantes han pasado, entre ellas que tenemos agenda llena hasta mayo 2014, con muchas bodas emotivas. Pero un nuevo miembro se nos ha sumado al “staff” de InfinityPacts, y es que mi esposito y yo “estamos embarazados”. De hecho está muy cerca el momento en que podremos conocer a nuestro pequeñín. Dios nos ha enseñado a amar en otro nivel, y contrario a lo que se pueda pensar, no estamos hablando de un amor de padre y madre, sino, de un amor muy parecido al amor de Dios. Hemos aprendido a amar en libertad, sabiendo que lo que ha sucedido en mi vientre por 9 meses, es sólo por la soberanía infinita de nuestro Creador. Hemos disfrutado al máximo este tiempo en que hemos hecho un “nido” en nuestras mentes, almas y corazones para un regalo caído del cielo. Las parejas con las que he estado trabajando en este tiempo para las bodas agendadas en los próximos meses, pasan a veces más pendientes de nuestro pequeñín, que de su TO DO LIST, y como nueva familia estaremos eternamente agradecidos por su comprensión e ilusión con la que nos han acompañado en la cuenta regresiva. Tenemos “entre manos y sobre mi escritorio” unas bodas de “revista” y hemos estado compartiendo con parejas muy diversas la emoción de preparar su boda, y últimamente el concepto de ESPERAR ha tenido un valor todavía mucho más significativo para mi. Porque Dios nos ha mostrado las maravillas de la ESPERA, pero sobre todo cuando la ESPERA ES DULCE. Siempre insisto en las parejas, en que disfruten el proceso de planeación, porque realmente es un tiempo de preparación para el matrimonio, no para una fiesta. Definitivamente la ansiedad siempre será un ingrediente de la espera, pero jamás debe ser llegar a ser tan tóxica como para no disfrutar de cada uno de los momentos de la ESPERA, muchas personas viven esperando ver su sueño cumplido, y creen que entonces “ese día podrán descansar y ser finalmente felices”. La vida no se detiene en cada momento de felicidad, o...

Learn More

Love is patient, love is kind.

Por 6 meses tuve la bendición de planear la esperada boda, día que llegó finalmente el 5 de Abril. Fue un proceso muy detallado, porque nos enfocamos en los detalles, pequeños, grandes y diminutos. Durante esos 6 meses siempre oramos para que no nos lloviera (porque teníamos la ceremonia al aire libre), definitivamente teníamos plan B, pero tener un plan B aunque no lo crean para mi, a nivel logístico, es lo más fácil pero creerle a Dios es mucho más intenso. Reconozco que aunque se planee un plan B nunca se quiere ejecutar. Dos días antes del famoso 5 de Abril, empezaron las lluvias, y el día de la boda no fue la excepción. Durante todo el montaje, mi equipo de trabajo y todos los proveedores estuvimos siempre pidiendo a Dios para que sostuviera la lluvia. Una hora antes del ingreso de los invitados, finalmente la lluvia nos visitó, pero sin límites, era lluvia de verdad. Hago tanto énfasis en la lluvia porque fue gracias a la lluvia que tengo un sentimiento de satisfacción y agradecimiento en el pecho que no me cabe. Finalmente nos movimos al plan B, pero siempre con la fe de volver al plan original, y después de una hora y de múltiples cambios, volvimos justo al jardín donde la pareja soñaba con casarse, salió el sol y hasta hizo una atardecer como de diciembre. Todo mi equipo y mis proveedores teníamos risa nerviosa de la emoción de haber vuelto al plan original después de la lluvia. Estoy eternamente agradecida con ellos porque se necesita de tener una actitud de compromiso, colaboración y paciencia para lograr lo inesperado. Esto me recordó la lectura de Corintios que nos da las cualidades del amor, entre ellas lo paciente y bondadoso que debe ser. Creo fielmente que Dios nos ama con esa paciencia y esa bondad, y EL es capaz de deshacer y hacer los planes de 6 meses, en minutos. Al saborear el resultado final de la ceremonia y recepción, al ver bailar a los novios y compartir las sonrisas de ellos, puedo suspirar de satisfacción al saber que sobre todo plan, la voluntad de Dios siempre es buena, agradable y perfecta. Cuando la pareja tiene el corazón en el lugar correcto,...

Learn More

El amor no es tema de suerte.

El pasado 12 de Enero, tuve la bendición de acompañar a mi compañerita de la escuela y su esposito, en el primer día del resto de sus vidas como esposos. Fueron varios meses de planeación, pero yo le llamo que este proceso, compartir. Porque realmente comparto lo que mis “parejas” viven en esta etapa de sus vidas. Eso me permite conocerlos de verdad y hasta conocer la dinámica de la pareja. Cuando veo a una amiga tan querida como Alexandra, unir su vida a alguien tan genuino como Eugenio, soy sencillamente ¡feliz!. En la última reunión que tengo con mis “parejas” hago énfasis en que es muy importante que los papás nos acompañen, para que se informen de hasta el último detalle que hemos planeado no con el afán de ponerlos ansiosos, sino por el contrario, para que me permitan trabajar el día de la boda, y ellos sean literalmente “los papás de los novios”. Les cuento esto porque en la última reunión de Ale & Eu, comparti con los 4 papás y me de repente pude COMPARTIR con ellos también la sensación de que “sus hijos se van a convertir en esposos”. No sé si me doy a entender pero insisto en el punto en que una boda no es una fiesta, al menos INFINITY PACTS no lo vive así, para nosotros este es un momento tan emotivo para tantas personas y esa es nuestra prioridad. Yo capturo momentos en mi memoria, y me recuerdo favorito de esta boda es ver al papá y la novia bailando a todo ritmo, me pareció un momento divertido pero épico. No imagino la satisfacción y sabor agridulce que se puede sentir como padre al ver convertida a su hija en toda una mujer, con la bendición de ser la esposa de un hombre increíble como Eugenio. Aquí es cuando aclaro que el amor no es tema de suerte, los amores verdaderos se crean, y por lo general son nuestro propio reflejo. Creo en el amor ingenuamente y me gusta creer que Dios teje sobre la vidas de quienes le aman, una cobijita llena de cursilerías. Al menos así me siento yo, y lo he visto en la mayoría de mis parejas, el amor incluso aunque nos...

Learn More