El amor no es tema de suerte.

El amor no es tema de suerte.

El pasado 12 de Enero, tuve la bendición de acompañar a mi compañerita de la escuela y su esposito, en el primer día del resto de sus vidas como esposos.

Fueron varios meses de planeación, pero yo le llamo que este proceso, compartir. Porque realmente comparto lo que mis «parejas» viven en esta etapa de sus vidas. Eso me permite conocerlos de verdad y hasta conocer la dinámica de la pareja.

Cuando veo a una amiga tan querida como Alexandra, unir su vida a alguien tan genuino como Eugenio, soy sencillamente ¡feliz!.

En la última reunión que tengo con mis «parejas» hago énfasis en que es muy importante que los papás nos acompañen, para que se informen de hasta el último detalle que hemos planeado no con el afán de ponerlos ansiosos, sino por el contrario, para que me permitan trabajar el día de la boda, y ellos sean literalmente «los papás de los novios».

Les cuento esto porque en la última reunión de Ale & Eu, comparti con los 4 papás y me de repente pude COMPARTIR con ellos también la sensación de que «sus hijos se van a convertir en esposos». No sé si me doy a entender pero insisto en el punto en que una boda no es una fiesta, al menos INFINITY PACTS no lo vive así, para nosotros este es un momento tan emotivo para tantas personas y esa es nuestra prioridad.

Yo capturo momentos en mi memoria, y me recuerdo favorito de esta boda es ver al papá y la novia bailando a todo ritmo, me pareció un momento divertido pero épico. No imagino la satisfacción y sabor agridulce que se puede sentir como padre al ver convertida a su hija en toda una mujer, con la bendición de ser la esposa de un hombre increíble como Eugenio.

Aquí es cuando aclaro que el amor no es tema de suerte, los amores verdaderos se crean, y por lo general son nuestro propio reflejo. Creo en el amor ingenuamente y me gusta creer que Dios teje sobre la vidas de quienes le aman, una cobijita llena de cursilerías. Al menos así me siento yo, y lo he visto en la mayoría de mis parejas, el amor incluso aunque nos lo topemos en la esquina ha sido aceptado y construido a lo largo de la historia de nuestras vidas.

Así que no dejen el amor a la suerte, y por el contrario síganlo creando todos los días hasta que lo puedan conocer personalmente. Para quienes ya lo hemos conocido, la construcción ahora es en equipo, y le agradezco a Dios que Ale & Eu, sean un excelente equipo.