El conformismo en bodas

El conformismo en bodas

Todas las parejas que conozco en la primer reunión, me dicen ¡quiero que mi boda sea diferente! Y créanme, que trabajamos fuertemente para crear una boda que sea DE LOS NOVIOS, no una más.

Pero ¿qué significa tener una boda diferente? ¿usar los manteles nuevos? ¿hacer lo que nadie ha hecho?

Para mi una boda diferente es la que la pareja ¨quiebra¨ todo mito y se ¨burla¨ de todas las etiquetas que una boda tiene. Si, las bodas tienen muchas etiquetas: cara, cansada, corta, llena de stress, llena de compromisos.

Pero cuando las parejas se empeñan en hacer de su boda, SU BODA, eso si es una boda diferente.

photo 2

La foto que ilustra este post (click para ampliar), es una cartita que me hicieron unos bellos novios, agradeciendo por mi forma de trabajar. Cuando recibo estos gestos, por lo general entre sus frases siempre están ¨lo disfrutamos¨, ¨queremos planear mil bodas contigo¨, ¨¿cómo hace la gente que no tiene tu ayuda?¨, ¨lo hiciste ver todo tan fácil¨. Esos comentarios ponen mi corazón de marshmellow en una fogata (dulce se ponen más sabrosos).

Lo que me gusta tanto de estas muestras de agradecimiento, no es lo que dicen de mi, sino lo que dicen de ellos mismos. Una pareja que se atreve a disfrutar todo el proceso de planeación con sus altos y bajos, en lo ancho y en lo angosto, para mi es una pareja que no se conforma, con lo que todos dicen de las bodas.

Definitivamente en medio 2014 todavía existe tanto conformismo en las bodas: ¨los novios no se meten¨, ¨las novias siempre se transforman¨, ¨siempre se discute más antes de la boda¨, ¨siempre los papás intervienen¨, ¨el novio no puede ver a la novia antes de la boda¨… etc, etc. Como estas situaciones son frecuentes en las bodas, las parejas tienden a conformarse con vivirlas. Pero el hecho que sucedan no significa que esté bien, o que haya que vivirlas por obligación.

Ver, sentir, acompañar a mis parejas en el proceso me llena de esperanza, al ver cómo, cuando la logística se deja en manos de profesionales, las parejas pueden recordar lo que realmente están haciendo, que es empezando una vida juntos, y cuando se dan cuenta de eso, no se conforman, por el contrario invierten todo su esfuerzo es hacer del proceso una experiencia personal, única y diferente.