Nesting time!

Nesting time!

Hace 5 meses que no les abro mi corazoncito por escrito, pero para quienes nos siguen en FACEBOOK saben que siempre estamos “conectados”. (no sabemos desconectarnos)

En estos cinco meses muchas cosas emocionantes han pasado, entre ellas que tenemos agenda llena hasta mayo 2014, con muchas bodas emotivas.

Pero un nuevo miembro se nos ha sumado al “staff” de InfinityPacts, y es que mi esposito y yo “estamos embarazados”. De hecho está muy cerca el momento en que podremos conocer a nuestro pequeñín. Dios nos ha enseñado a amar en otro nivel, y contrario a lo que se pueda pensar, no estamos hablando de un amor de padre y madre, sino, de un amor muy parecido al amor de Dios. Hemos aprendido a amar en libertad, sabiendo que lo que ha sucedido en mi vientre por 9 meses, es sólo por la soberanía infinita de nuestro Creador. Hemos disfrutado al máximo este tiempo en que hemos hecho un “nido” en nuestras mentes, almas y corazones para un regalo caído del cielo.

Las parejas con las que he estado trabajando en este tiempo para las bodas agendadas en los próximos meses, pasan a veces más pendientes de nuestro pequeñín, que de su TO DO LIST, y como nueva familia estaremos eternamente agradecidos por su comprensión e ilusión con la que nos han acompañado en la cuenta regresiva.

Tenemos “entre manos y sobre mi escritorio” unas bodas de “revista” y hemos estado compartiendo con parejas muy diversas la emoción de preparar su boda, y últimamente el concepto de ESPERAR ha tenido un valor todavía mucho más significativo para mi. Porque Dios nos ha mostrado las maravillas de la ESPERA, pero sobre todo cuando la ESPERA ES DULCE.

Siempre insisto en las parejas, en que disfruten el proceso de planeación, porque realmente es un tiempo de preparación para el matrimonio, no para una fiesta. Definitivamente la ansiedad siempre será un ingrediente de la espera, pero jamás debe ser llegar a ser tan tóxica como para no disfrutar de cada uno de los momentos de la ESPERA, muchas personas viven esperando ver su sueño cumplido, y creen que entonces “ese día podrán descansar y ser finalmente felices”. La vida no se detiene en cada momento de felicidad, o tristeza, continúa, es por eso que lo único que es real, es el hoy.

Por eso las parejas deben respetarse hoy, conocerse hoy, disfrutar hoy, hablarse con cariño hoy, estar agradecidos hoy, porque si no somos capaces de disfrutar la simplicidad de la ESPERA, difícilmente disfrutaremos la sobredosis de emociones que se deriva en los momentos tan esperados.

Es tan mágico el proceso natural de hacer un “nido”, porque realmente requiere de paciencia, de constancia y  de positivismo. Las bodas que son infinitas, esas que se siguen disfrutan años después de celebradas, no fueron las bodas de 5 horas que salieron “perfectas”, sino las que durante el noviazgo y planeación de su boda, tuvieron como prioridad la de hacer un “nido” suficientemente sólido como para construir sobre él la nueva etapa del matrimonio.

¡mi deleite y mi oración al hacer mi trabajo, es que todas las parejas disfruten el proceso! Pero he aprendido que es una decisión personal que la pareja toma de dejarse asesorar y poner su corazón en el lugar correcto, “en la preparación de su nuevo nido”

Les comparto el BOARD del Mommy Shower que tuve el lujo y bendición de organizarme. (con los excelentes compañeros de Tribeca, Festivité, Ambiente Delirio, NanasCake, Crema&Naranja, Alifestyleofworship & Bromelias)